XII Concurso de Microrrelatos sobre Abogados

El más votado por la comunidad

Imagen de perfilHarambee

Antonio Presencia Crespo 

–¿De dónde vienes?– le preguntó el abogado al joven subsahariano. –De lejos– dijo la traductora. –¿Qué buscas aquí? –Tu solidaridad. –¿Y cuándo lo consigas?– inquirió divertido –Haremos una alianza con los otros pueblos de mi región, para cooperar entre nosotros– tradujo la mujer –¿Eso significa que pretendes volver a tu país? –Yo soy mi país. El abogado, sorprendido por la respuesta, fijó su mirada en la profundidad de sus ojos. Allí vio una nación completa, con todas sus razas y un gran anhelo por fortalecer su tierra. Se recompuso y pregunto intimidado: –¿Qué apoyo quieres de un sencillo abogado de oficio? –Que me ayudes con la primera piedra- y allí mismo le entregó un gastado y mugriento folleto de la ONU sobre los objetivos mundiales para el 2030. El abogado leyó con asombro su propio nombre, escrito con bolígrafo, junto al objetivo número 16: paz, justicia e instituciones sólidas.

 + 14

 
 

Relatos seleccionados

  • Imagen de perfilG5 versus G8

    Guillermo Portillo Guzmán 

    La alianza entre los países integrantes del G5 alcanzó acuerdos insospechados, que cambiarían en poco tiempo la faz de la Tierra.
    Los abogados y asesores jurídicos, miembros de la comisión permanente, tenían como mandato inexcusable cooperar para así fortalecer el apoyo de todos y cada uno de sus ciudadanos, en el logro del proyecto planificado con años de antelación y que respondía a los graves problemas de supervivencia de sus respectivas desmesuradas poblaciones.
    La absoluta falta de solidaridad de los países agrupados en el denominado G8, les había llevado inexorablemente a la toma de aquellas medidas de urgencia, para conseguir asegurar el objetivo de desarrollo sostenible fijado.
    Una vez resueltos todos los impedimentos y superadas todas las dificultades, se llevó a término aquel inaudito plan.

    He abierto mi despacho con otro abogado en la decimonovena planta del edificio construido en el cráter Kalocsa, en Marte, tras abandonar todos la Tierra.

     + 2

     
  • Imagen de perfilMADRE

    Margarita del Brezo 

    Hoy le nota más cansado, con esas ojeras pronunciadas que le afean la mirada. Aunque dicen que la tele hace mayor y engorda, intenta consolarse. Habla otra vez de la necesidad de aumentar el apoyo internacional, de fortalecer alianzas, de promover el desarrollo de tecnologías ecológicamente racionales y cooperar con los países que no llegan. Se lo sabe de memoria ya. No se pierde ninguna de sus intervenciones.
    En la residencia todo el mundo la conoce como la madre del famoso «abogado del Planeta». Algunas hasta la miran con envidia mientras murmuran quisquillosas que no lo logrará.
    Ella trató de educarle en valores como el respeto, la solidaridad y la lealtad y se deslomó para pagarle los estudios. Se siente muy orgullosa de él, sin embargo, a veces le gustaría que viniese a verla, un ratito solo. Al menos en Navidad. Luego se arrepiente de esos pensamientos egoístas. Y llora.

     + 10

     
  • Imagen de perfilCELEBRACIÓN

    Javier Puchades Sanmartin 

    Como abogado y albacea de doña Adelaida, nunca pensé disfrutar tanto con la lectura de su testamento. En mi despacho, todos brindaban por la difunta pensando en sus cuentas bancarias. Así, logró fortalecer la unidad familiar.

    Durante su enfermedad, tuve que defenderla ya que estos buitres interpusieron demandas solicitando su desconexión de la maquina que la mantenía con vida. Ella quería ver acabado su proyecto de saneamiento de agua en una aldea africana. Siempre le gustó cooperar en estas iniciativas. Nunca encontró el apoyo y la solidaridad de su familia.

    Al escuchar el destino de su fortuna, ninguno de sus parientes daba crédito. La finada decidió crear una fundación en alianza con diversas oenegés. Su fin: invertir en la consecución de los Objetivos del Desarrollo Sostenible.

    Entonces, y mientras alguno de los presentes necesitaba asistencia médica, alcé mi copa y brindé. La voluntad de doña Adelaida bien merecía una celebración.

     + 10

     
  • Imagen de perfilAmor en desconfinamiento

    Juan Manuel Chica Cruz 

    Da vergüenza reconocerlo, pero fue necesario un confinamiento para que alcanzara el significado de palabras como apoyo, cooperar, solidaridad y algo más. Bastó con unos pasos por el rellano donde un matrimonio vecino de ancianos precisaban ayuda. Me ofrecí para hacerles la compra y todo cuanto necesitaran. Una manera de fortalecer relaciones humanas a través del corazón, muy enriquecedora para mí, hecho a pleitos y juicios. Después del confinamiento acudió a verlos su guapísima hija, abogada como yo. Llamó en dos ocasiones a mi puerta. La primera, por agradecimiento. La segunda, a petición mía, para enseñarle mi despacho. Congeniamos mucho, bien y rápido. Tanto, que tengo preparada una alianza para ella y otra para mí. Algo que solo creía posible como actor en una comedia romántica y ahora llamo a la puerta de mis vecinos anunciándoles que su hija y yo vamos a ser mucho más que socios de despacho.

     + 5

     
  • Imagen de perfilEl abogado del Gran Café

    Francisco José Méndez Pedrero 

    D. Juan, un abogado atípico. No tenía placa, despacho, teléfono. No los necesitaba. Dormía en una pensión,pero su casa era el Gran Café. Ese emblemático establecimiento, de una capital de la España de los 50, era su apoyo y sustento. Tenía con él una especial alianza , con sus empleados y clientes, su auténtica familia, y su presencia permanente, contribuyó a fortalecer el buen nombre del sitio y de su persona. Dirigía una conocida tertulia diaria , siendo el letrado con más prestigio de la urbe , atendiendo a sus defendidos ,en una mesa de marmol, que tenia reservada desde hacía décadas . Destinaba la casi totalidad de sus ingresos, a la solidaridad con los más necesitados y a cooperar con la Cruz Roja. El Gran Café no cerraba nunca, sólo lo hizo el día de su funeral, después del velatorio, de cuerpo presente, que se celebró allí.

     + 4

     
  • Imagen de perfilDistancia

    Marta Trutxuelo García 

    "¿Puedo llevar...? ¿Puedo llevar...?", recuerdo sus preguntas, idénticas como sus miradas implorantes. Aquel día, hace apenas un año, los gemelos llenaban en su habitación sendas maletas con juguetes, lápices y golosinas. "Dicen que son para los niños de la aldea", puntualizaste, orgullosa de la solidaridad defendida por nuestros pequeños diablillos. Sonreímos, enhebraste tus dedos en los míos y sentí el tintineo cálido de nuestros anillos.
    Hoy, la condena impuesta por la crisis sanitaria sólo consigue fortalecer nuestra alianza. "Este verano no necesitaremos maleta", explicamos a los niños. "Pero, ¿no vamos a ir a...?", protestan al unísono. Mi mujer y yo, sonriendo, nos sentamos con ellos frente al ordenador. Las nuevas tecnologías obran el milagro: la distancia no es ningún obstáculo para cooperar y ofrecer apoyo humanitario y jurídico.
    "¡Pero no es como el año pasado!", acusa uno de los gemelos, "Falta esto...", sentencia el otro mostrando sendas togas del armario.

     + 6

     
  • Imagen de perfilUN GRANO DE CENTENO

    LOLA SANABRIA GARCÍA 

    'A menos que enseñemos a los niños la Paz, alguien más les enseñará la Violencia' (Colman McCarthy).
    El guiso se hace en la cazuela. Samuel quiere cooperar. Le pido el orégano. Abre la puerta del armarito, coloca en fila los botecitos de especias y los pone a pelear. Busco instintivamente la alianza en mi dedo. La perdí con Antoine, lo mismo que mi trabajo como abogada especialista en derecho internacional. Ayudar a ONG a rescatar a los niños de un infierno. Ese era el trato. No implicarme personalmente. Pero la solidaridad y el apoyo no siempre los protegía a todos. A aquel niño no pude dejarlo atrás. Un caso difícil, mucho. Tenía la mirada dura de los que les han arrancado la infancia de cuajo. Se aferraba al fusil. Sacarlo de allí y fortalecer el músculo del amor se convirtió en mi prioridad y el mayor reto de mi vida.

     + 4

     
  • Imagen de perfilASOCIADOS

    ÁNGEL SAIZ MORA 

    La reunión tenía un único asunto: el posible despido de la empleada de la limpieza. El razonamiento de un joven, sobre su menor rendimiento con deterioro de las zonas comunes, provocó aplausos de apoyo de algunos propietarios.
    Otra joven admitió que doña Herminia, debido a su reuma, quizá no cumplía alguna tarea con prontitud, pero la comunidad iba a incurrir en un despido improcedente, por ser difícil de demostrar. Además, a la mujer solo le quedaban dos meses para jubilarse. Hubo murmullos de solidaridad.
    El administrador habló con ambos jóvenes. Pasados unos minutos dijo que habían decidido cooperar. Complementarían su último curso de Derecho con refuerzo a las labores de limpieza. La propuesta, que recibió el apoyo admirado de los vecinos, fue el principio de una alianza que el tiempo vino a fortalecer cuando montaron un bufete. A sus hijos nunca les faltó ropa de punto de doña Herminia.

     + 8

     
  • Imagen de perfilCuando marcharon las cigüeñas

    David Villar Cembellín 

    Las cigüeñas migraron en otoño, pero esta vez no regresaron. Nos decían que todavía se las podía ver en el África subsahariana, o más al sur incluso. Poco a poco nos fuimos habituando a su desaparición. Comenzamos a cooperar y a ocupar los campanarios. Cada uno traía lo que podía —ramas, musgo, pequeños arbustos—, y con solidaridad fuimos edificando nidos. Por último, enviamos a las hembras ponederas. No faltaron las voces discordantes, claro: que los humanos no debíamos ocupar el espacio de las aves, que esa ocupación de las espadañas suponía un ultraje contra los planes de urbanismo municipal, etecé. Fue necesario fortalecer nuestra causa con el apoyo de un bufete de abogados. Nosotros nos personamos en nombre de las cigüeñas, in absentia, y ganamos. ¡Larga vida a la alianza Homo Sapiens-Ciconiidae! Para verano nacerán los primeros cigoñinos. Veréis qué hermosura de bebés, níveos, su nariz puntiaguda, revoloteando.

     + 10

     
  • Imagen de perfilAtocha

    Carolina Navarro Diestre 

    24 de enero de 1977 y nueve abogados laboralistas sueñan con un nuevo mundo. Sueñan con elecciones y vientos de libertad; con libre afiliación y sindicatos, sueñan. Discuten sobre derechos laborales y convenios dignos cuando pistoleros fascistas irrumpen en su despacho de la calle Atocha. Disparan. Mueren cinco abogados y otros cuatro quedan malheridos. Las muestras de solidaridad y apoyo se suceden: el entierro congrega a más de 100.000 personas entre la Audiencia Nacional y el cementerio de la Almudena. El Colegio de Abogados establece la capilla ardiente en la sede de la entidad. Pero los asesinos no huyen, tan seguros sienten su impunidad. No obstante, su crimen logra fortalecer aquello que pretendían debilitar: se forjan alianzas, se consigue cooperar entre diferentes, se avanza a través de un camino espinoso. Y finalmente, en junio, ¡se convocan elecciones! ¡Las primeras en décadas!
    Un bebé envuelto en sangre, la democracia había nacido.

     + 6

     
  • Imagen de perfilHarambee

    Antonio Presencia Crespo 

    –¿De dónde vienes?– le preguntó el abogado al joven subsahariano.
    –De lejos– dijo la traductora.

    –¿Qué buscas aquí?
    –Tu solidaridad.

    –¿Y cuándo lo consigas?– inquirió divertido
    –Haremos una alianza con los otros pueblos de mi región, para cooperar entre nosotros– tradujo la mujer

    –¿Eso significa que pretendes volver a tu país?
    –Yo soy mi país.

    El abogado, sorprendido por la respuesta, fijó su mirada en la profundidad de sus ojos. Allí vio una nación completa, con todas sus razas y un gran anhelo por fortalecer su tierra.

    Se recompuso y pregunto intimidado:
    –¿Qué apoyo quieres de un sencillo abogado de oficio?

    –Que me ayudes con la primera piedra- y allí mismo le entregó un gastado y mugriento folleto de la ONU sobre los objetivos mundiales para el 2030.

    El abogado leyó con asombro su propio nombre, escrito con bolígrafo, junto al objetivo número 16: paz, justicia e instituciones sólidas.

     + 14

     
  • Imagen de perfilSOLUCIONES SOSTENIBLES

    Ángel Montoro Valverde 

    Cuatro años después, cayó derrotado. Obtuvo el apoyo popular con tres ideas programáticas: «Dejemos a nuestros hijos un planeta mejor», «educación en la solidaridad» y «justicia ecológica»; pero cuando gobernaba, a medida que pretendía subir el nivel de vida, bajaba el del río. Su contrincante le ganó los comicios con tres premisas radicalmente distintas: «Dejemos a nuestro planeta unos hijos mejores», «solidaridad en la educación» y «ecología justa»; pero cuando aseguraba que subía la calidad de vida, bajaba la del aire. Ahora, frente a nuevos candidatos, ambos van a cooperar y fortalecer sus relaciones con una alianza diseñada por sus equipos jurídicos, presentándose en coalición. Coinciden en ofrecer soluciones legales alternativas a la polución y al cambio climático. Por eso, liberalizarán el mercado del aire puro embotellado y aprobarán una Ley de temperaturas máximas, que autorice al Gobierno a manipular los termómetros.

     + 10

     
  • Imagen de perfil¿Destino o decisión?

    laura pilato rodríguez 

    Carlos y yo establecimos una curiosa alianza en la universidad. Yo le ofrecí mi apoyo con los exámenes de Derecho Civil, a cambio de cooperar unas horas en un centro asistencial de menores.
    Pero su solidaridad tenía los días contados.
    Tras una tentadora oferta de trabajo, que yo rechacé, él abandonó la carrera y se dedicó a fortalecer su ego con "negocios turbios" que le reportaban importantes beneficios.
    Hoy, después de muchos años, le he visto de nuevo.
    Me costó reconocerlo cuando entraba en el cajero automático que hay frente a mi despacho.
    Cuando apagué las luces y me fui a casa, pensaba si era el destino o las decisiones que uno toma en la vida...
    Pero el que ahora dormía bajo aquellos cartones, podría haber sido yo.

     + 6

     
  • Imagen de perfilDETRÁS DE LA ABOGACÍA

    Eva Navea lopez 

    Desde pequeña tenía claro que quería ser abogada, para defender a las mujeres de su peor enemigo, su maltratador, ser su apoyo en su larga lucha.Se incorporó en el turno de oficio para asistir a las víctimas de violencia de género, así como asistencia al detenido para poder conocer la otra cara, sentía que con ello podría cooperar para intentar frenar esta lacra.
    Formaba una alianza indestructible con las víctimas, prestándole toda su solidaridad y empatía, tan necesaria..... Pero nadie imaginaba que ella era otra víctima, que pedía ayuda en silencio a través de cada caso, donde pretendía fortalecer a las demás, no a ella, que estaba "muerta" de miedo viviendo con el diablo.
    D. E. P mamá

     + 1