Esteban Torres Sagra

Microrrelatos publicados

  • PUESTA EN ESCENA

    Coloqué en la sala un recipiente con un pececillo dentro. Luego, en mitad de mi argumentación, vacié por sorpresa sobre él un poco del vertido derramado en la presa. Ante mi pregunta retórica de “si alguien bebería aquel engendro amarronado o se comería la pesca en semejantes condiciones”, la abogada contraria, lejos de amilanarse, llenó una botella de la que fue sorbiendo traguitos a la par que me desacreditaba con mi propio montaje. Mi pequeño Nemo pudo conservar la vida en semejante agua sin dejar de moverse ni un segundo.
    Humillante.
    Al recoger el pez me di cuenta que era de plástico.
    Al mirar en la papelera, que la botellita tenía un compartimento secreto.
    En la sonrisa de mi (ex)socio que alguien debió pagarle en especie por el chivatazo.
    Llaman. Me notifican una inculpación por intento faunicida mientras escucho en la radio la gastroenteritis aguda que asuela la comarca.

    | Junio 2020
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 31

  • MI, TU, SU.

    Mamá, hoy hace dos semanas que instalé mi despacho en tu dormitorio. Su manojo de rosarios, estampas de vírgenes y medallas han dejado paso al Aranzadi, a mi ordenador personal y a una impresora. Las flores de mis cactus empiezan a brotar donde antes crecían tus aspidistras. Mis expedientes ocupan las estanterías de tus recuerdos. Un bosque de lápices y subrayadores suplanta a la caja de los hilos como ecosistema. Mi pecera, sin peces, en un rincón de la habitación, a la jaula del canario que componía su fauna. No te supe proteger y no me dejaron despedirte. Lo primero que haré, cuando me entreguen tus cenizas, será redactar una demanda contra la injusticia del Mundo.

    | Mayo 2020
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 35

  • LO QUE ME GASTO EN COMER

    El confinamiento me pilló en la Biblioteca Nacional -concretamente en la sala para investigadores acreditados -recabando documentación para mi tesis sobre procesos inquisitoriales.
    Nadie se dio cuenta y me quedé encerrado entre incunables y códices. Mandé mensajes de socorro pero, al parecer, los de las llaves no pueden venir por miedo a la propagación de la enfermedad al no ser su trabajo esencial para el Gobierno. Con las gomas de mi carpeta y la primera página de un manuscrito de Florianus de Sancto Petro, de 1301, me he fabricado una mascarilla.
    Me alimento de pergaminos del siglo XVI: son los mejores -porque saben a cuero- y me bebo mis orines. Como vacuna contra el aburrimiento hago papiroflexia con las láminas que menos me gustan y preparo mi defensa para cuando termine la alarma por el coronavirus y evalúen lo que le ha costado a Patrimonio mi ingesta de estas semanas.

    | Abril 2020
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 34

  • FATMAN

    ¡Cómo cambian los tiempos! Yo antes era el gordo, el de las brechas en la frente, el sujeto en todas las oraciones con el verbo discriminar en voz pasiva, el cuatrojos capitán de los piojos, quien suplicaba en los recreos a los acosadores que repartiesen mejor la desigualdad.

    Pero la vida acabó por darme otras oportunidades cuando acabé derecho, y me inculcó también un aura positiva que me lleva desde entonces a defender al más débil casi como una obligación.

    Aprobé las oposiciones a la fiscalía y me he ganado la fama de ser el azote de los explotadores. Para las injusticias que no consigo erradicar en los estrados, he creado un personaje al margen de la ley, con traje multicolor y antifaz. ¡Todo ha cambiado mucho...!

    Ahora como fiscal se me conoce por el “Foureyes” y entre mis colegas los superhéroes como “Fatman”.

    | Marzo 2020
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 42

  • PORTA GAYOLA

    Leí la oferta y, con lágrimas en los ojos por la expectativa de empleo, pero más por lo solidario de la iniciativa, anoté las coordenadas del sitio:
    “Urge graduado en Derecho a empresa deseosa de promover el crecimiento poblacional en un entorno productivo y respetuoso con el medio ambiente. Preferible mujer en edad fértil. Alojamiento a cargo del empleador. Incorporación inmediata en un entorno de trabajo inclusivo y con muchas posibilidades de fijeza.”
    Me presenté en el cobertizo al que me llevó el GPS, tras dos horas de baches y polvo. El de recursos humanos -y único miembro de la plantilla- me recibió de hinojos e, inmediatamente, me propuso matrimonio con un ramo de rosas. Se me quedaron los ojos como los de una vaca que apareció por mi derecha. Lo entendí todo -hasta la urgencia de jurista- cuando atisbé una orden de desahucio entre los dientes de la vaca.

    | Febrero 2020
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 52

  • MI ÚLTIMO DÍA

    Me acerqué:
    - ¿Todo a su gusto, señores?
    El más amable, mientras los demás asentían, me respondió:
    - Lo mejor que he probado nunca. De verdad. Felicite al cocinero.
    Yo, colmado de orgullo en mi papel de encargado, me sinceré con ellos:
    - Es un chef argentino bueníiiiisimo al que contrataremos dos horas diarias, como al resto, en cuanto obtenga el permiso de trabajo. Salvo que ustedes nos sugieran otra cosa, ¡je, je, je!, por si podemos cobrar alguna subvención.
    He de reconocer que no comprendí el movimiento de ceja, como asombrado, de mi interlocutor.
    Luego volví a cocina a gestionar los postres y le comenté al dueño la parte elogiosa de la conversación con los del bufete Andréu, nuestros asesores laborales. Y él, muy sorprendido, me dijo:
    - ¿Ya no se acuerda que anularon la reserva?
    - ¿Entonces…?
    - Es la comida de empresa de la Inspección de Trabajo.

    | Septiembre 2019
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 22

  • EL MEJOR AMIGO DEL HOMBRE

    Lo adopté siendo un cachorro todavía. Su nombre es Álex, pero yo le llamo Lex. No tendría más de veintidós o veintitrés añitos cuando su llamativa foto, en un cartel de la Facultad, buscando amo captó mi atención. Sus ojillos tristes parecían decretar un rescate.
    Le he enseñado todo lo que sabe y se ha convertido en mi becario dilecto. Me defiende de auditorías, cláusulas abusivas, acusaciones sin fundamento, querellas, denuncias administrativas… con rabia, a mordiscos casi.
    Le pago en especie y hasta mi hija mayor le ha cogido tanto cariño que se lo quería llevar a su casa, a vivir con ella. Siempre que la ve mueve la colita. Pasa muchas noches en vela en el despacho y gruñe cuando alguien que entra no le gusta.
    – ¡Calma, Lex, sit down, y dale la manita a esta inspectora de trabajo tan simpática!

    | Junio 2019
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 35

  • TIEMPO DE PROMESAS

    Después de años sin trabajo me ha contratado como asesor legal un partido nuevo que, según un análisis de las tendencias, aspira a obtener mayoría en las urnas. La estrategia consiste en lanzar mensajes con propuestas disparatadas y novedosas a través de las redes sociales -siempre rozando las fronteras de la ley- e incluirlas en el programa si obtienen más de mil "likes". Vamos por delante de la competencia desde que el candidato prometió quitar todos los impuestos municipales, la zona azul y condonar las multas impagadas; instituir el "bonobar" por cinco euros al mes y declarar los lunes como festivos. Cuando le iba a comunicar que se está conculcando la legislación vigente, el líder me ha ofrecido -si ganamos- una concejalía importante y, al preguntarme sobre lo que quería decirle, he dudado, pero al final: “no, nada, jefe, sólo sugerir que el "bonobar" debería incluir también los pinchos”

    | Mayo 2019
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 35

  • EL SEÑOR DE LOS ANILLOS

    Me casé con un gallego que, como casi todos, tiene un punto misterioso e irritante.
    Siempre sabe cuando gano un pleito.
    Entro y dice: - Venciste, ¿verdad?
    O:
    - ¡No te preocupes… cambiará el viento!
    He llegado a creer que pertenece a la Comunidad del Anillo.
    Para salir de dudas, hoy le he preguntado directamente cómo:
    – ¡Es muy fácil, cari! En cuanto entras te olfateo. Si ganaste, liberas mucha adrenalina y hueles fuerte a sudor.
    Me ha dejado avergonzada, pero al momento he reaccionado: …¡igual que cuando pierdo!, ¿no? ¿acaso cambia el aroma…?
    Y él, sin dejar de plancharme la camisa, ha espetado:
    –No, oler hueles lo mismo, lo que pasa es que arrojas el maletín con peores modales.
    He sonreído sin comprender lo absurdo de su argumento. En fin, mientras siga pensando que el sudor es por estrés, podré conciliar -como hasta ahora- nuestro matrimonio con el adulterio.

    | Febrero 2019
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 24

  • GRAN LETRADO

    Se trataba de aislar a diez letrados para disfrutar de la abogacía y que el canal se convirtiera, de paso, en rey del "share" en esa franja. Debían defender a un político corrupto cada semana. El lenguaje jurídico, sin insultos escalofriantes ni palabras soeces, consiguió pésimos resultados, a pesar de la brillantez retórica. Luego uno confesó al “súper”, gimoteando, que solo había aprobado siete asignaturas de Derecho, y otros dos que habían comprado el título. Al poco, a los tres más mediáticos les llegaron ofertas para encabezar las municipales. El séptimo se convirtió en imagen publicitaria de una loción masculina. Oficialmente se dio por desaparecida a una pareja porque nadie recordaba que hacían “edredoning” desde el quinto día. Los índices reventaron cuando el favorito del público apareció en la ducha –único lugar sin cámaras- con una bolsa en la cabeza. Pronto comienza el casting para Gran Letrado II.

    | Enero 2019
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 24

  • TIEMPOS MODERNOS

    Intuyo que no van a prosperar sus pretensiones. Un embarazo de este tipo es de lo más corriente tras la última reforma de la Constitución. Desde 2045 han dado a luz noventa mil hombres en España, según el INE, pero él insiste en demandar al Hospital que le practicó la vasectomía en 2017 por daños y perjuicios. Argumenta que ha estado cliogenizado desde 2019 y que desconocía la posibilidad de la gestación masculina cuando volvió a la actividad sexual, hace unos meses, “conmemorando” precisamente el cuarenta aniversario de su abstinencia. Tras desanimarle con múltiples sentencias -aunque en circunstancias menos extremas, reconozco- él sigue con la determinación de que se están vulnerando sus derechos de ciudadanía. Está convencido de que una historia así tocará la fibra sensible del magistrado en quien recaiga el litigio. No he querido ni mencionarle que desde hace dos años todos los jueces son "cyborg".

    | Octubre 2018
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 16

  • MI ÚNICA FORMA DE DORMIR

    De niño fui pastor en las montañas, en las montañas heladas de León. Ganado ovino que, de forma cautelar, le adjudicaron a mi bastarda madre tras reconocerla un hacendado en su lecho de muerte. Pero mi héroe no era Miguel Hernández, sino Echanove en Turno de Oficio, y por eso me propuse ser abogado como él, entre otras cosas -obsesionado como estaba con el Derecho- porque mi única forma de dormir era recitar un glosario de artículos del Código Penal hasta caer rendido. Años después lo conseguí, aunque sólo a medias: me licencié por la UNED, sin embargo el insomnio sigue torturándome las madrugadas. Cada vez más a menudo, al sentenciar un juez, deseo abandonarlo todo y volver al monte. Me sigue costando conciliar el sueño y ahora quiero ser pastor, entre otras cosas -obsesionado como estoy con las montañas- porque mi única forma de dormir es contar ovejas.

    | Agosto 2018
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 20

  • EL ORIGEN DE UNA VOCACIÓN

    Mi abuela siempre me recogía del colegio con puntualidad británica, tanto si hacía sol sahariano como si el agua le llegaba a los tobillos. Una tarde me leyó la mano, algo a lo que siempre se había negado conmigo, tras insistirle mucho. Me dijo: te convertirás en un ejemplo de entrega y abnegación contra cualquier causa que consideres injusta porque no soportas el engaño, ni te cansas nunca de declarar la guerra a la intolerancia, a los abusos, a la tortura, a las desigualdades...
    Vi que se iluminaban sus ojos mientras me lo decía y de los míos manaron las lágrimas más dulces que recuerdo, porque desde ese día comprendí que sería abogada. Y lo soy, solo que no gano lo suficiente para vivir de mis ideales y complemento mis ingresos -pues heredé la gracia de mi abuela- adivinando el futuro a los demás, ¡ah!... y escribiendo microrrelatos.

    | Julio 2018
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 32

  • SUPERWOMAN

    Acabo de saludar a Polimnia, mi amiga de la Facultad, en la presentación de su saga literaria: “Ladronas de crema”, basada en antiguas vivencias comunes. Llevábamos años sin vernos, aunque la sigo a diario en los medios de comunicación. Precisamente ayer terminé la lectura de su último ensayo: “El despido infinito”, que ha supuesto una auténtica renovación del concepto. Cuando le he dicho que no entendía de dónde sacaba tiempo para hacer tantas cosas, me ha dejado de piedra al informarme que había aprobado las oposiciones a la Abogacía del Estado y a Judicatura este mismo año, tras alumbrar a su tercer hijo y terminar el MIR como especialista en Medicina molecular. Para sentenciar mi paroxismo me explicó que también se había doctorado cum laude en Derecho y, al anunciarme el título de su tesis: “Lagunas legislativas en la clonación humana”, se me ha encendido una luz.

    | Mayo 2018
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 15

  • LOS MEJORES AÑOS DE SU VIDA

    Señoría, no podía tolerar que esta herencia legítima fuese a parar a otras manos. Aunque fuese una pérdida de tiempo, volví a insistir a mi cliente en un lenguaje lo más adaptado posible a su condición. Le había dedicado al difunto los mejores años de su vida. En sus ojos intuí una fatiga crónica y supe que no comprendía en absoluto el valor de mis palabras y las consecuencias de sus actos. Para litigar en su nombre necesitaba un gesto, al menos, que me sirviera de autorización ante la sala. Por fin, tras un largo rato en silencio y un solomillo, conseguí esta grabación que aporto. En ella resulta meridianamente claro que Malaspulgas me autoriza a representarle con su ladrido anuente.

    | Febrero 2018
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 17

  • TIEMPOS MODERNOS

    Al principio no vi mal que fiscales, jueces y abogados llevásemos togas de colores distintos en aras de ser más mediáticos y poder retransmitir en 3D las vistas. Luego llegaron las togas sin mangas, “por el calor”, decían los del CGPJ. Cuando se introdujeron las rayas verticales, de manera temporal, ya tuve mis reparos. Todo para que la audiencia identificase a cada uno: “El juez, con indumentaria fucsia y neceser a la espalda con un bote de spray”-comentaba Matías Prats. Cada fiscal tiene su propia vestimenta y una segunda elástica por si coincide con la del defensor, y viceversa. Pero lo que trasciende la ética procesal completamente -y así lo reflejé al motivar mi abstención- es llevar publicidad del tipo: “Forja MARTÍN FIERRO, los mejores barrotes de hierro” o “Fly to Alcatraz”, en el pecho, justo al lado de los teléfonos donde votar a favor o en contra del encausado.

    | Agosto 2017
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 15

  • ASIGNATURA PENDIENTE

    Me cogió bruscamente por las solapas de la gabardina y me propinó un buen meneo contra una columna del Palacio de Justicia. A su padre y a su abuelo les pasaba igual, como si asociada a su ADN hubiese una especie de pandemia que les impulsara a ser violentos. Los míos tampoco iban a la zaga, por lo que, tres generaciones después, aún estaba sin solventar la escritura de una hermosa pradera, colindante a ambas familias. Cuando iba a partirme la cara con su puño, lo miré fijamente a los ojos y le dije: Mariano, así no. Nosotros tenemos que dar ejemplo de nuestro oficio. Somos abogados y esto lo tenemos que dirimir ahí dentro.
    Lo que yo no sabía es que él nunca terminó Derecho y que se ganaba la vida como boxeador profesional.

    | Mayo 2017
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 27

  • FOREVER

    Tenía que formalizar urgentemente un contrato como fuera para salvar el curso. Agobiado y sin ideas, decidí salir a ligar por los bares de la zona. Al minuto de conocerla y antes de perderme en sus ojos color trigo, concebí el trabajo: Como nadie estableció el objeto contractual, ¡redactaría un pacto con ella para vernos!. ¿Las condiciones? A tiempo parcial. De viernes a sábado. De veinte a veintitrés. Bla, bla, bla. Lo más genérico posible. Con cláusula de renuncia y contraprestaciones. Si conseguía su asentimiento por escrito podría sacar sobresaliente. A ella le pareció graciosa la ocurrencia y firmó. Aprobé con buena nota la asignatura como aprendiz de abogado, es cierto, pero aquel papelucho significó mucho más que una simple práctica jurídica cuando, cuatro años después, le borramos de mutuo acuerdo la fecha fin delante de un altar e incluimos un pago en especie que se llamó Laurita.

    | Mayo 2016
     Finalista
     Votos recibidos por la Comunidad: 27

  • EL MINISTERIO DEL TIEMPO

    Siento profundamente, ¡créanme!, que la independencia de los tres poderes siga siendo igual que en el futuro: una zarandaja dialéctica. También lamento la precipitación procesal que, al igual o más que su tardanza en el XXI, traducida a la experiencia de los ciudadanos, la convierte -por irreparable- en sinónima de injusticia. Por último deploro la falta de garantías a que se enfrenta cualquier aspirante a desfacer entuertos, así como la falta de medios con que se dota históricamente a los defensores. Ahora, por ejemplo, dicha penuria me priva de un abogado de oficio eficiente. Bueno, me priva de un abogado de oficio, sin más… pero claro esto es el siglo XV y yo soy un viajero del tiempo…
    Esto lo repetía una y otra vez aquel orate ante su majestad, como un disco rayado, mientras antecedía a un señor con un hacha enorme y una capucha negra.

    | Marzo 2016
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 17