Imagen de perfilOVERBOOKING

Esteban Torres Sagra 

Ha sido mala idea instalar el bufete aquí, pero me calenté con la pandemia y la deslocalización. Además, así ofrecía empleo a gente de la España vaciada y daba otra oportunidad a la población de afrontar el futuro. Todo desde una perspectiva ecológica.
Nada más lejos de la realidad: las gallinas campan a sus anchas y producen interferencias con la wifi, un conejo ha roído los cables de la impresora y el chillido matutino de los vencejos hace que mi escritorio parezca un remake de “Los Pájaros”. El cochino se come las alegaciones en cuanto me descuido y los gatos en celo se persiguen por las mesas sin pudor.
Me siento vulnerable e incapaz de erradicar las malas costumbres de los bichos. Y encima, desde que me grabaron los de “Abogados por el mundo”, no paran de llegar colegas.
Hoy somos ya siete despachos en una aldea de 53 habitantes.

 

 + 40

 

Queremos saber tu opinión

35 comentarios