Imagen de perfilMI, TU, SU.

Esteban Torres Sagra 

Mamá, hoy hace dos semanas que instalé mi despacho en tu dormitorio. Su manojo de rosarios, estampas de vírgenes y medallas han dejado paso al Aranzadi, a mi ordenador personal y a una impresora. Las flores de mis cactus empiezan a brotar donde antes crecían tus aspidistras. Mis expedientes ocupan las estanterías de tus recuerdos. Un bosque de lápices y subrayadores suplanta a la caja de los hilos como ecosistema. Mi pecera, sin peces, en un rincón de la habitación, a la jaula del canario que componía su fauna. No te supe proteger y no me dejaron despedirte. Lo primero que haré, cuando me entreguen tus cenizas, será redactar una demanda contra la injusticia del Mundo.

 

 + 32

 

Queremos saber tu opinión

40 comentarios