Francisco Javier García Ballesteros

Microrrelatos publicados

  • DON ERRE QUE ERRE

    Cipriano, terco abogado rural, jubilado, se enfrentaba al último caso de su vida.

    Todo empezó cuando tuvo que sufragar los tratamientos de su esposa, víctima de dolores crónicos. Inició un largo proceso judicial contra la administración sanitaria y sus engominados abogados de ciudad. Aquella reforma legal establecía cláusulas que incluían ingentes gastos, ahora soportados por los ciudadanos.

    Durante su lucha, España sufrió años de barbarie económica. A Cipriano le dolían los huesos, tenía parkinsonianos temblores, pero aún le dejaban presentar escritos con manchas de café a golpe de Olivetti, productos de una inquebrantable voluntad…
    Hoy es un día especial. Cumple ochenta años, coincidiendo con que la sentencia es firme. Enjuga sus lágrimas de soledad. Significan que Ramona, su amor, le dejó hace tiempo. Nunca sabrá que habían ganado a esos estirados. Ahora toca ejecutar la sentencia. Aún le queda algo de aliento para finalizar su cometido.

    | Octubre 2022
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 37

  • JAQUE MATE AL JUEZ… O DEVOLVÉRSELO…

    El nuevo formato del “Masters Chess Jurists 2022” acaparaba mi atención. Me batiría en interesantes duelos ajedrecísticos contra juristas internacionales. Horas antes de viajar a Melbourne, yo sudaba en un juicio que no me esmeré en repasar. Me autodefendía de un cliente por apropiación indebida de una provisión de fondos. Mi enroque no prosperó y fui condenado “in voce”. Pero no importaba... Devolvería el dinero, abonaría la multita y a volar…

    Era el último juicio y aquel apresurado Juez dijo:
    -Letrado, puede que no entre en prisión, pero olvida otras consecuencias… Es usted mejor ajedrecista que jurista…

    De vuelta a la realidad, hablé con mi gestor del visado. Denegado por antecedentes penales. No viajaría. Poco después, el hallazgo de un billete de avión extraviado me reveló que no era casualidad que el Juez pusiera rumbo a Melbourne. En mi mano estaba la última jugada: Jaque Mate al Juez… o devolvérselo…

    | Septiembre 2022
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 40

  • ¡MALDÍTA SUERTE LA MÍA!

    Finalizaba agosto. El relax vacacional no me permitió programar mi participación en el concurso de Microrrelatos sobre Abogados. El hecho de estar tan distante del despacho, tan disperso, tan evadido, me distrajo de mi cita mensual. Sin embargo, aquel último día, el treinta y uno, reaccioné. Me senté sobre una toalla a escribir en la orilla, sin pensar que mañana volvería a despachar notificaciones, correos o a leer novedades en artículos del BOE. La lluvia de ideas comenzó a tomar forma, poniendo de manifiesto un esquema de vocablos inundados de flechas, sobre un rudimentario cuadernillo.
    De repente, me llamaron del despacho para una asistencia a un detenido. Al levantarme, comencé a caminar en círculos mientras hablaba por teléfono. Sentí una ola impactando sobre mis pantorrillas. Miré hacia atrás. Toalla, cuaderno y bolígrafo naufragaban a su suerte mar adentro. Maldita suerte la mía, creo que esta vez sí me habrían seleccionado.

    | Agosto 2022
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 27

  • LAW VENTURA 2, ABOGADO DE MASCOTAS

    Había leído en el anuncio mi especialidad y no dudó en presentarse en mi despacho, trajeado y perfumado. Presa de la congoja, extendió una cédula judicial sobre mi escritorio. Aquel papel declinaba el sobreseimiento de la causa y el proceso penal continuaba su andadura. Hoy, siete de julio, era el aniversario del fallecimiento de Patxi, un idolatrado corredor local. La cornada atravesó el panel de protección tras el que se refugiaba y le alcanzó de lleno en el bajo vientre. La familia del zagal también reclamaba contra el Ayuntamiento. Mi cliente insistía en que el fallecido era consciente de los riesgos y que fue una cogida fortuita. Por supuesto, acepté el caso. Cuando salió por la puerta del bufete, se agachó para no rozar con los cuernos. Veinte años defendiendo animales son insuficientes para comprender cómo se puede acusar a un animal tan noble como un toro.

    | Junio 2022
     Finalista
     Votos recibidos por la Comunidad: 62

  • ¿UN ABOGADO EN HOGWARTS?

    Me vi reflejado en el espejo del pasillo. Ataviado con mi toga, Hogwarts me esperaba y mi “yo” atravesó el cristal, abandonando el mundo “muggle”. Mi carrera mágica me revelaría dónde encontrar animales fantásticos, tendría el privilegio de saber dónde estaba escondido el legado maldito e incluso, a mi paso por aquel callejón siniestro, terminaría por saborear aquellas dulces ranas de chocolate saltarinas. A mi alrededor había más alumnos envueltos en sus togas. De repente, mi varita se convirtió en un bolígrafo, mi libro de conjuros mutó a maletín y algo me sacó del espejo: “Letrado, le estamos esperando. El juicio va a empezar…”.

    | Abril 2022
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 53

  • OBSESIÓN

    Otra vez ponía en riesgo mi moral, minada por el inexorable paso del tiempo. Mes tras mes, resucitaba el Concurso de Microrrelatos sobre Abogados. Mil ideas fluían por mi cabeza desordenada, caótica… Acumulaba demandas, recursos, correos electrónicos de clientes,… en pos de extraer oro molido de un puñado de palabras. La obsesión hacía visible mi bloqueo e invisibles mis quehaceres jurídicos. Quería ganar ese mes, pero los concursantes eran y son excepcionales. Ni es, ni era, ni será fácil. Otros meses había tejido vocablos y frases con mayor desenvoltura. Estaba cansado y fui a tomar café. Me levanté del escritorio y arrojé a la papelera la quinta bola de papel. Rompí el bolígrafo. Otro microrrelato de baja estima que moría arrugado, magullado para preservar mi arrogante dignidad. Un mes después, ganó la limpiadora, apoderándose del contenido de mi papelera.

    | Octubre 2021
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 46

  • LAW VENTURA, ABOGADO DE MASCOTAS

    He ejercido de abogado de una ingente diversidad de animales. Aún recuerdo la seguridad con la que defendí a aquella piraña que, en su ambición de sabiduría, engulló todos los libros de Derecho de un ilustre compañero. Aquellos casos no hacían más que fortalecer mi sentido de la responsabilidad para con la fauna del planeta, alimentar mi desprecio por el ser humano y la pérdida paulatina de cordura por cada asunto. En mitad de agosto, tuve una visión surrealista en forma de coleóptero humanoide. Decía llamarse Gregorio y que había sido injustamente despedido de su trabajo. Cuando se fue, había llegado a la conclusión de que debía acudir de forma urgente a un psiquiatra: los escarabajos no hablan…

    | Agosto 2021
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 43

  • MI SECUOYA FAMILIAR

    Llegó el día. Aquí estoy… Viejo, solo... Sentado en el porche de mi casa con las vistas de Doñana al fondo. Mi secuoya se alza majestuoso en mitad del jardín, cercano a la valla que separa mi propiedad de la inmensidad de un bosque exterior. Mis abogados han fracasado tras un largo pleito contra la Administración. Hemos tenido que proteger este árbol desde que le vimos brotar hasta que ellos iniciaron la lucha por arrebatármelo. Esa “fauna” de voraces picapleitos dicen que mi secuoya es una amenaza al ecosistema, sin demostrar absolutamente nada. Se limitaron a ofrecerme mil soluciones a cambio de mi preciado árbol. Nunca sabrán que mis padres y abuelos yacen a sus raíces, en el subsuelo desde donde alimentan y dan vida a mi robusta propiedad. Este es mi sitio. Aquí les espero, sentado en mi butaca con la vieja escopeta de mi abuelo en el regazo…

    | Mayo 2020
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 53