RAFAEL OLIVARES SEGUÍ

Microrrelatos publicados

  • EL CASO DE MI OTREDAD

    Mi primer empleo como abogado me brindó la oportunidad de erradicar la penuria con la que hasta entonces había malvivido. Se trataba del trabajo en un bufete dedicado a la defensa de los derechos de la población vulnerable. El primer caso que me encargaron, a la vista de la lamentable situación en que me encontraba, fue el mío propio. Gracias a mis buenos oficios conseguí para mi otredad una vivienda de alquiler subvencionado por la que no tenía que pagar renta ninguna. A pesar del éxito, no conseguí, obviamente, cobrar mi minuta puesto que mi representado aún no tenía ingresos, sin embargo, con la garantía de los derechos de cobro he conseguido un crédito con el que voy tirando. Parece que la cosa empieza a pintar bien.

    | Junio 2021
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 14

  • LOS BENEFICIOS DEL VIRUS

    Aún no había terminado el confinamiento ni se había encontrado la vacuna contra el coronavirus, pero su propagación había disminuido y ya se pudo celebrar el juicio. Tras el atraco al banco, con el resultado de tres heridos y un sustancioso botín, la policía logró detener a dos sospechosos. Sin embargo, ni empleados ni clientes pudieron identificarlos en las ruedas de reconocimiento porque habían actuado con el rostro cubierto. En tales circunstancias, y a falta de otras evidencias, su defensor confiaba en una rápida y fácil absolución. Pero, al entrar los acusados en la sala con la mascarilla profiláctica obligatoria, todos los testigos los señalaron: «fueron esos, fueron esos». De inmediato desapareció la sonrisa del abogado, pero la tela impidió que se notara.

    | Abril 2020
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 10

  • ESCRUTINIOS

    En las elecciones a Decano del Colegio Provincial de Abogados, cuando abrieron la urna e hicieron el recuento de votos, se encontraron con un empate entre los dos candidatos, y una papeleta en blanco que contenía este mensaje: «el candidato Ruipérez carece de competencia para el cargo». La mesa electoral, antes de comunicar un resultado que no resolvía la elección, decidió realizar un exhaustivo análisis de la nota para determinar el sentido de la preferencia de su emisor y evitar así su consideración como nulo. Hubo división de opiniones. Unos estimaban que la frase descalificaba al candidato Ruipérez, mientras que otros, sin embargo, interpretaban que lo que indicaba era que no tenía rival de talla para disputarle el puesto. La cuestión quedó sin resolver cuando alguien reparó en que Ruipérez no era candidato en esta provincia sino en otra. En la que también se había dado un empate.

    | Mayo 2019
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 21

  • LECHE DEL COPÓN

    Los abogados del obispado presentaron demanda contra la mutua de seguros, disconformes con que se negara a aplicar el baremo de indemnizaciones por accidentes «in itinere» al vicario de Villatonda. El sacerdote había sufrido diversas fracturas cuando llevaba la Santa Custodia a fieles moribundos de la aldea. Cierto es que, al pasar junto al parque infantil, alteró su recorrido al no poder resistir la tentación de probar el columpio. El ritmo de balanceo, cada vez más intenso por el impulso de los monaguillos, propició que un revoltijo de casulla, mitra, hisopo y plegarias rodara por el suelo produciendo diversas contusiones en cuerpo y ánima que ahora los juristas trataban de reparar.

    | Marzo 2018
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 10

  • BUSCANDO CAUSAHABIENTES

    Aquel bufete jurídico se había especializado en demandas masivas, como las de las participaciones preferentes, las de las cláusulas suelo o las de la estafa de los sellos, con notable éxito y sin gran esfuerzo ni fatiga. Ahora, sin pérdida de tiempo, se planteaban litigar por la, probablemente, mayor herencia de las últimas décadas. La peor dificultad estribaba en hacer llegar su propuesta a los miles de afectados, en un rango de edad entre los pocos meses y los cincuenta y tantos años, desconocidos y repartidos por todo el mundo. Pero le echaron valor con una campaña publicitaria en la que aparecía el causante señalando a la cámara y diciendo: «Hey! Tienes derecho y tú lo sabes».

    | Febrero 2018
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 10

  • COQUETERÍA JUDICIAL

    Leocadio Fumarola no pudo conciliar el sueño en toda la noche. A la mañana siguiente actuaba como fiscal en un juicio al que asistirían como observadores el Juez Decano y el Fiscal Jefe. Era su gran oportunidad y si salía airoso ninguna barrera impediría su ascenso a un puesto en la Audiencia.

    El encausado estaba acusado de estafa por introducir en el mercado género de imitación sin las garantías de calidad exigibles. Leocadio expuso las diferentes pruebas que había aplicado a dos prendas de vestir aparentemente iguales, una original y otra de imitación, con resultados demoledores tras someterlas a lavado, planchado y secado. Su intervención, que estaba resultando muy tediosa, giró espectacularmente cuando presentó las dos prendas, una flamante y otra hecha un gurruño. Se trataba de la toga estrella en la colección otoño-invierno de la última pasarela de París, que estaba causando furor entre la judicatura.

    | Octubre 2017
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 8

  • HISTORIAS DE MI BUFETE

    Recién licenciado, ante la imposibilidad de encontrar trabajo como abogado, decidí poner un bar, «Mi Bufete», en el que además de servir copas prestaría asesoramiento jurídico a los clientes que me lo requirieran. Una tarde, entre güisqui y güisqui, acodado en la barra y encaramado a uno de los taburetes, Ta Lee Lo, el empresario mayorista chino, me contó sus problemas con un individuo al que calificó de delincuente, sin tan siquiera anteponer la etiqueta de presunto. Rápidamente, con aplomo y seguridad, redacté un borrador de denuncia y le pregunté por los delitos e incumplimientos de la ley del interfecto.

    –¿Delitos?, ¿qué delitos? –me dijo sorprendido– yo solo te he dicho que es un maleante, que no deja de malealme pala que le pague lo que le debo.

    | Julio 2017
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 10

  • DESTINO INELUDIBLE

    A don Artemio Cifuentes, promotor, le costó mucho sacar adelante la construcción de tres bloques de viviendas en primera línea de playa. Primero por los trámites para la resolución de los lindes del solar para conseguir la licencia de obras; luego por la inversión en tiempo y, sobre todo, dinero para investigar cómo conseguir la edificación con más arena y menos cal. Por suerte, los apartamentos, una vez terminados, se los quitaron de las manos y a muy buen precio y don Artemio acumuló una considerable fortuna.

    Ahora, paga con cárcel el no haber podido satisfacer la minuta de honorarios del despacho de abogados que le libró de ella cuando se vinieron abajo las tres torres.

    | Junio 2017
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 6

  • AQUELLA SONRISA

    No olvido aquella tarde. ¡Cómo olvidarla!. Me encontraba en la biblioteca de la facultad, preparando mi tesis doctoral sobre la influencia de la Declaración de Derechos Humanos en el Código Penal, cuando alcé la vista y la ví entrar. Impresionante, con un sencillo collar de tres perlas y su aspecto de estudiante aplicada. Ojeó los espacios disponibles y dirigió sus pasos hacia mi mesa. Era mi día de suerte, tuve el privilegio de que se sentara a mi lado. Cuando vi que trabajaba con varios libros de Derecho me tomé la confianza de ofrecerle mi ayuda desinteresada. Rehusó amablemente con una sonrisa que en aquel momento no supe adjetivar. Tres meses después, justo el día de la lectura de mi tesis, la volví a ver. Esta vez me dedicó de nuevo su misma sonrisa, ahora sí, condescendiente, antes de sentarse a presidir el tribunal examinador.

    | Febrero 2017
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 9

  • CAUSAS PENDIENTES

    Belarmino Cifuentes, abogado del turno de oficio y aspirante a la Cátedra de Derecho Procesal, quería obtener la plaza por gozar de mayor seguridad e independencia económica. Se alegró mucho al enterarse del tema que le había tocado en suerte para desarrollar oralmente ante el tribunal: El acto de conciliación, naturaleza, efectos y procedimiento. Se lo sabía bien y lo guardaba en su memoria como en un disco duro. Sin embargo, cuando se presentó ante el tribunal y reconoció en su presidente a Don Cesáreo, el vecino que le venía reclamando desde hacía dos meses la reparación de los daños causados por una fuga de agua, le cambió la cara.
    Intentó rehacerse de la sorpresa y empezó decidido su exposición pero, cuando llevaba cinco minutos hablando, fue interrumpido abruptamente por Don Cesáreo:
    —Déjese de zarandajas, señor Cifuentes, ¿me va a pagar los desperfectos o no?

    | Marzo 2016
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 4

  • EVIDENCIAS

    Atendiendo a su carácter emprendedor, Eutimio Cifuentes abrió aquella academia. En ella impartía el curso "Cómo triunfar en la vida. Claves para el éxito", con el que pretendía ayudar a forjarse un futuro a cualquiera que se matriculara. Después de meses de onerosos honorarios, cientos de sus alumnos le demandaron por estafa al comprobar que ninguna enseñanza práctica obtenían. Durante la vista, el juez emplazó a su abogado defensor a que citara un caso, solo uno, en el que el método hubiera resultado de utilidad. En su informe de conclusiones y como prueba irrefutable, el letrado arguyó que gracias al programa, ni a Eutimio, ni a su esposa, ni a sus cuatro hijos les había faltado el pan durante todo el tiempo que duró.

    | Abril 2015
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 12

  • ALTA PELIGROSIDAD

    Mi cliente confesó en el juicio su plan de negocio. Dijo que este se basaba en cumplir escrupulosamente la ley, actuar siempre con honradez, no faltar nunca a la verdad, tratar con respeto y generosidad a sus empleados, destinar la mitad de los beneficios a los necesitados...; aspiraba con ello a un futuro mejor para todos.
    El testimonio indujo al Juez a dictar el decomiso de su sueño. Sin posibilidad de recurso.

    | Febrero 2015
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 4