María del Mar Suárez Sanabria

Microrrelatos publicados

  • Licentia ubique docendi

    Miro a mi hija. Y ella a mí. Quiere irse, dice, a explorar los arrecifes de coral al Caribe, para repasar como se reproducen las esponjas de mar. Argumenta que no necesita visado, que tiene la edad y la preparación necesaria para la inmersión. Y concluye que será mejor y más interesante bióloga marina después de esta experiencia. En su madurez no vivida, me recrimina el formato de mis latinajos. Y sonríe debajo del bigote por como utilizo los vocablos. Aunque yo, acostumbrado a la toga, le pongo en un brete cuando le replico que sin vocablos y latinajos no hubiéramos llegado hasta aquí.
    El caso es que le recuerdo que la parte económica, requisito sine qua non para su aventura de ida y vuelta, depende enteramente de mí. Y ufano me siento como San Raimundo de Peñafort.

    | Septiembre 2022
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 4

  • Abracadabra

    -¡Está maldito! –me aseguró.
    Yo miraba el anillo. Al lado había dejado un albarán en el que se podían ver estampados lo que parecían tres seises.
    Según él, el hombre que se lo vendió era un brujo. Su gato había fallecido en extrañas circunstancias y estaba como un roble. Otro tanto la tortuga. Y su cotorra que hablaba tres idiomas, había enmudecido.
    -Solo mira horrorizada “esa cosa”, - me dijo señalándolo.
    Acerté a colocar el Código Civil en línea con el abrecartas de mi colega y mujer, en el que había grabado: “Todos tienen derecho a una defensa. No censurar”.
    De reojo miraba mi toga recién recogida de la tintorería y, me preguntaba de qué forma abogar por esta causa ante el tribunal. Tendría que buscar un chamán. Y pensé que la única esperanza que nos quedaba era que entre sus señorías hubiese algún entusiasta de lo esotérico.

    | Junio 2018
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 2