Paloma Hidalgo D

Microrrelatos publicados

  • INCONTINENCIA VERBAL

    Había un cartel pegado en el escaparate de la clínica veterinaria, declaró tranquila. Ofrecían trabajo paseando perros. Añadió que la contrataron enseguida porque estaban saturados. Continuó respondiendo a las preguntas. Explicó que, una vez en el parque, se le escaparon dos de los cuatro canes que llevaba, que consiguió recuperar al mastín, pero no así al bóxer. Que asustada, volvió a la clínica, y que ellos procedieron a avisar al dueño. Todo iba bien. Hasta que hizo algo llamativo. Y desafortunado: hablar, sin que nadie se lo pidiese, de lo ridículo del montante del rescate, ateniéndose al soberbio pedigrí del animal. Ya se sabe que en derecho, encender una vela es también proyectar una sombra, así que, su profundo conocimiento del linaje de un perro al que acababa, supuestamente, de conocer, sirvió al juez para decretar las pruebas de oficio que destaparon nuestra relación. Y acabaron con nuestro negocio.

    | Junio 2019
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 19

  • LA PACIENCIA, VIRTUD DEL BUEN ABOGADO

    Cuando recibí el mensaje del bufete, me preocupé. Las reuniones urgentes suelen comunicar malas noticias. Mi desazón aumentó cuando entré en la sala de reuniones y vi la urna sobre la mesa, con varios papeles dentro. Mi jefe me instó a depositar mi nombre en ella. Salí hacia mi despacho intentando hacer un análisis de la situación, quizá, debido a la competencia cada vez más feroz, los resultados no habían sido los esperados por los socios, y querían despedir a alguien y...Llamé a mi mujer, le conté mis temores, y le pedí que anulara la reserva que habíamos hecho para vacaciones en ese hotel tan cuco de la Costa Brava. Y empecé a escribir mi carta de dimisión, mejor prevenir que curar. Hoy , al ir a la oficina del paro, me he encontrado con Anselmo, estaba feliz, salió su nombre, después del mío, y le iban a hacer socio.

    | Mayo 2019
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 21

  • EL BAÑO

    Antes de acostarme sigo dándome esa crema hidratante, la que huele a mar. Continúo mordiéndome las uñas, pero ya no fumo. Ni uno, tal y como te prometí. Eso sí, aún llevo gafas, creo que con mis infinitos miedos voy a sentenciar al olvido a las lentillas. Me he apuntado a clases de taichí, y a un taller para entretener la memoria, no me acostumbro a esto de la jubilación, a no tener que devanarme los sesos pensando en cómo defender a mi cliente. Ya he anunciado a nuestra hija su renovación al frente del bufete, y a su ex marido, el despido, y tenías que ver lo felices que están los dos. Y no falla, cada vez que limpio el polvo a las fotos de la cómoda, termino hablando contigo, como cuando te destinaban a esos sitios remotos, aunque ahora, además, casi siempre te baño en lágrimas.

    | Mayo 2018
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 29

  • UN DÍA MÁS

    Fuerza, me digo cuando el espejo del baño me muestra un individuo todo ojeras por el escaso sueño y las miles de tareas del consejo de administración pendientes. Ánimo, tú puedes, insisto al tipo pasado de peso y recién duchado, que sigue mirándome desde el cuadrado lleno de vaho con curiosidad. Yo confío en ti porque sé que eres honesto, un buen fiador, un abogado comprometido que sigue adelante, esquivando el desánimo, empeñado en defender en justicia los derechos de esta sociedad. Él sonríe, me cree. Además, amigo, añado mientras me seco el poco pelo que me queda, estamos en año bisiesto. Y eso quiere decir, leo en sus labios, que tienes un día más para conseguirlo.

    | Febrero 2016
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 14

  • GÉNESIS

    Recuerdo que mamá acababa de servir la sopa cuando aparecieron en la pantalla de la tele sus caritas. Decenas de niños de mi edad, o eso supuse a mis diez años y medio, agolpados en la valla de una frontera, huyendo de un país en guerra. Niños con lágrimas y sin padres cerca, niños con hambre y sin impermeable bajo un diluvio; niños con una vida incierta por delante y sin pasado, enterrado entre los escombros de las casas que habían dejado atrás. Recuerdo también que el locutor dijo que buscaban asilo, y que yo pregunté a mi padre qué significaba eso y que él me lo explicó. Y que fue ese día cuando decidí ser abogado para luchar por sus derechos. Hoy, por primera vez, con todos estos recuerdos inundándome, saldré al estrado a confirmarle al mundo las ganas que tengo de demostrarlo.

    | Octubre 2015
     Participante
     Votos recibidos por la Comunidad: 10