Imagen de perfilLA PARTIDA DE AJEDREZ

Leticia Morillo Canales 

Comenzó la partida con un gambito de dama. Después, tras la exposición del caso, el letrado desplegó los demás peones con cautela. Su oponente respondió de forma agresiva, moviendo sus caballos con audacia y detectando cualquier debilidad en la defensa. Instalada la polarización entre ambos, recordó las palabras de su compañero de bufete: «En el juego jurídico la empatía es la reina». Decidió entonces recurrir a un enfoque diferente. En lugar de confrontar, eligió comprender a su contrincante Y así, como un hábil alfil, obtuvo por prescripción adquisitiva el conocimiento suficiente para anticipar sus movimientos.
Finalmente, cuando el juez dictó sentencia, además de saber que había ganado el caso, comprendió que en la partida judicial, como en el ajedrez, la victoria no reside únicamente en la conquista del rey, sino en la capacidad de ver más allá del tablero y en derribar los muros erigidos entre escaques blancos y negros.

 

 + 13

 

Queremos saber tu opinión

2 comentarios