Imagen de perfilGÉNESIS JUDICIAL

Margarita del Brezo 

El panel de expertos discute acaloradamente. Hablan muy bajo. Mi mujer dice que es por temor a que podamos enterarnos de lo que dicen. Yo creo que es cuestión de educación, pero es nuestro aniversario y no quiero discutir con ella. Hoy no. Después de lo que parece una eternidad, quizá dos, dan por finalizada la sesión y, solemnes, se ponen en pie. Toma la palabra el elefante, su excelente memoria le precede: “Tras analizar en detalle las pruebas presentadas, —levanta la trompa para enfatizar sus palabras—, los aquí reunidos no encontramos base alguna para acusar a la detenida de los cargos imputados. Decidimos, pues, el sobreseimiento del caso”. La serpiente se marcha aliviada agitando alegremente el cascabel. ¡Pero fue ella!, grita mi mujer. Todos los animales se dispersan sin siquiera mirarnos. Vamos, le digo mientras le tiendo una manzana para animarla, inventaremos el fuego y lo arrasaremos todo.

 

 + 45

 

Queremos saber tu opinión

29 comentarios