El cliente

Amor Lago Menéndez · Valladolid 

No llegó a terminar derecho. Creyó ver un futuro más prometedor siendo el camello de sus compañeros de clase que, cartapacio bajo el brazo, trataban de recuperar el tiempo perdido las últimas semanas de Junio y evitar caer en el socavón de un verano hincando los codos. Todo menos dormir. Largas noches sin dormir… Doscientos ochenta folios para el repaso final… Aprobar la asignatura… Toooooontos… Mientras, él haciendo caja y disfrutando de un nivel de vida inimaginable de haberse licenciado y sufrir las desventuras y privaciones de todos ellos. Clientela fiel que después de aprobar la carrera necesitaba más y más para sacar la oposición… Y ahora, plomo y sudor, una gota resbalando por la mejilla… Ataque de pánico. No quiere ir a prisión. ¿Le recordará Su Señoría?

 

 

 

Queremos saber tu opinión