Justicia cósmica

Mª Victoria Torres Garcia-Lomas · Illes Balears 

Despidió al cartero. Cerró la puesta despacio. La cedula de citación contenía su nombre y el número de su carné de identidad. Las manos le temblaban y sentía nauseas. El corazón le latía con fuerza. El cuerpo de Merche había aparecido en un vertedero, cerca del chiringuito que frecuentaron durante años. Su cuello estaba roto. No way out. Estás jodido, muchacho, bien jodido. Hace tiempo que lo estás. Desde que perdiste el empleo y Merche decidió liarse con ese pijo de manual. La mató porque era suya. Así es el arbitraje de la vida. Duro. Sin concesiones. La mató porque era justo. Justicia cósmica. Qué saben esos cuervos de túnicas negras del amor y de la vida. Nada. Marcó el número de su abogado. Fui yo. Ven al despacho. Coge un taxi. El disparo rompió como un cuchillo la luz de la tarde. Un taxi a la eternidad, pensó.

 

 

 

Queremos saber tu opinión