Orgullo familiar

Ricardo Rovira · Madrid 

Me llamo Ricardo y soy el orgullo de mi familia. Mi madre tiene una foto mía con el birrete presidiendo el salón. Cuando llegan las visitas al pueblo, ella sólo habla de mi, el único que ha llegado a ser alguien en la vida, el único que habla correctamente castellano y sin decir ni una sola palabrota. Recuerdo el día de mi boda estaba emocionada, quería que todo el pueblo viera lo guapo que estaba y lo bien que me quedaba el traje. Antes iba a visitarla al pueblo una vez por semana, ahora, después de la detención, dependo del permiso penitenciario, cumplo pena por falsificación del título de abogado . Y salgo de la cárcel, exactamente, dentro de 23 días, 12 horas, 20 minutos 23 segundos, el tiempo que me queda para volver a mirar a los ojos a mi madre.

 

 

Queremos saber tu opinión