Ilustración: Juan Hervás


Sorpresa

Borja Ruiz de la Torre Guereñu · Barcelona 

Anteayer tenía médico: ¡sorpresa!, dice que estoy estupendo para tener cincuenta años, esto ya lo sabía, y un cáncer de pulmón irreversible. Me ofreció cuatro meses tranquilos o nueve de dolores agudos, vómitos y mareos. Elegí la condena más corta; eso le hubiera recomendado yo a un cliente. Ayer me visitó el fiscalhan detenido a los mafiosos griegos con los que trabaja mi bufete; me ofrece un trato: impunidady una nueva identidad a cambio de mis archivos confidenciales. Hoy, mirando la maqueta del rascacielos de la sala de reuniones del bufete (cuadragésima planta), he soñado con las playas de arena coloridas de Santorino: allí seguro que me encontrarán, lo harán rápido, sin dolor. He rechazado la nueva identidad pero hemos cerrado el acuerdo. El ayudante del fiscal ha sonreído extrañamente: sabía que mi informe médico había sido falsificado; pero yo nunca lo averiguaré. Quizá me lo haya merecido.

 

 

Queremos saber tu opinión