De las sucesiones

Francisco García Alhambra · Madrid 

Todos los años el día de su cumpleaños se proyectaba la vieja grabación donde el abuelo ganaba la carrera de natación en la universidad de Valencia. Luego se veían las imágenes de la entrega de la copa de campeón en el campus, celebrada con algún que otro petardo, momento en que toda la familia unida aplaudía mientras él sentado en su sillón se emocionaba. Este año era diferente, el ya no estaba, se proyectaron las imágenes pero nadie les hizo caso, se habían reunido para tratar el tema de la herencia y llevaban a sus abogados. Ya no estaban tan unidos, se negoció acaloradamente el reparto de cada bien, casas, coches, caballos, joyas, acciones,y aunque parezca extraño un par de chanclas viejas quedaron repartidas en dos lotes diferentes una chancla en cada uno. Tal era el aprecio por el abuelo.

 

 

Queremos saber tu opinión