PIEZA DE CONVICCIÓN Nº13

MARIA DEL MAR SUAREZ SANABRIA · NOAIN. NAVARRA 

El juicio finalizó con la libre absolución del acusado. La abogada defensora resopló orgullosa. No podía creerse lo ocurrido. Después de dos años de duro trabajo, resultó que la daga rociada con tóxico veneno, que había causado la muerte de la víctima, y prueba definitiva en la instrucción del proceso, había desaparecido de la caja donde a buen recaudo, un candado de seis pernos la custodiaba. Ella en su alegato final, solo tuvo que dirigirse a los miembros del jurado con un simple: “In dubio pro reo”. Apenas podía controlar su ansiedad para contarle a su marido, un reconocido magistrado, lo ocurrido. Pero cuando llegó a casa y entró en el dormitorio, se quedó sin aliento al ver en la mesita de noche, la pieza de convicción nº 13, la daga desaparecida, y debajo una nota: “ Feliz Cumpleaños, tu amante marido que por ti haría lo que fuera”.

 

 

Queremos saber tu opinión