Los herederos

JOSÉ RAMÓN VEGA ALMAGUER · HOLGUÍN (CUBA) 

La apertura del sobre lacrado rompió el prolongado silencio, mientras llegaba a su clímax la fiebre de ansiedad entre los presentes. El patriarca sería fiel a su promesa y celebrando su cumpleaños 95, revelaría el contenido del testamento, conservado por décadas en el cofre con candado egipcio. El abogado de la familia estirando el pliego leía: “Es mi voluntad que toda mi fortuna se dedique a la instrucción pública de niños sin amparo filial para fortalecer su fe y su espíritu, alejarlos de las drogas y los productos tóxicos que enajenan al hombre y destruyen la sociedad. La iglesia será la depositaria de este empeño”. Sus tres hijos casi al unísono, le reclamaron con la mirada. El anciano con voz entrecortada respondió: “Ustedes formaron parte de esa desgracia y es el justo pago a la felicidad que me han dado como mi mayor fortuna”.

 

 

 

Queremos saber tu opinión