La momia

Julio García Castillo · Madrid 

“El escrito de la autopsia es concluyente: una fractura en la base del cráneo, que no ha soldado, revela un certero golpe con un objeto punzante”, leyó el eminente forense y egiptólogo en la multitudinaria rueda de prensa. “¿Puede ampliar esta declaración?”, preguntó una rubia con pinta de becaria. “Las pruebas de ADN determinarán, con gran exactitud, el tiempo que llevaba enterrado”, respondió el especialista. “¿Se trata de un magnicidio sin testigos, como se ha filtrado?”, inquirió un veterano periodista de sucesos. “Sin comentarios”, dijo el forense, que tenía alergia a los gacetilleros. “¿Es tarde para hacer justicia?”, contraatacó la rubia. “Calculo que el crimen habrá prescrito hace unos cuantos milenios”, replicó con sorna la autoridad en Arqueología. “Pero como no soy jurista debería consultar a un abogado, o bien trasladar su duda a un juez de la Audiencia Nacional”.

 

 

Queremos saber tu opinión