PERFECTO PREFECTO

MARIA LUISA VENTURA SANCHEZ · TALAVERA DE LA REINA (TOLEDO) 

Al magistrado del juzgado número siete le apodábamos “su listeza”. En la sala de procuradores especulábamos con que cuando se miraba al espejo, se veía a sí mismo como un dios ostentando el báculo de la justicia. Investigaba escrupulosamente los expedientes de embargos y hacía una minuciosa persecución de la autenticidad de las pruebas. Su padre, también juez, y reputado noble, le había inculcado desde bebé todo cuanto alcanzaba a saber sobre la honestidad que debía presidir su cargo, y esperaba de él que llevara su apellido a lo más alto. Sin embargo, ese ambicioso proyecto le había jugado una mala pasada cuando le bautizaron, aquél nombre tan grande: Máximo, se veía vejado con sus honorables apellidos: Lucro y Perpetuo.

 

 

Queremos saber tu opinión