JUSTICIA ROBOTIZADA

Angel Tormes Alberdi · Donostia-San Sebastián 

Tras imponer el pago de la tasa, impedir el recurso de muchas sentencias o reducir el número de jueces y juzgados, llegó la privatización. La titularidad de la justicia pasó a manos de accionistas ávidos de lucro y, con tal objetivo preferente, acordaron robotizar el servicio acabando con la impericia, ineficacia e inutilidad de abogados o jueces que se limitaban a encarecer y entorpecer algo tan simple como la aplicación de la ley. El jolgorio inicial por las sentencias baratas en menos de siete días se fue desvaneciendo poco a poco como las alargadas sombras del ocaso, cuando en respuesta a una petición de divorcio por la desaparición del primitivo afecto marital, se obtenía la declaración de fallecimiento de D. Primitivo Afecto Marital, por su desaparición, instada por D. Divorcio.

 

 

Queremos saber tu opinión