Pesquisas informativas

Antoni Manchón Farreras · Vallbona dí¯Anoia 

No fue tarea fácil limpiar la huella quasidelictiva que dejó el último becario del bufete tras ser detenido a raiz de la manifestación contra los recortes del Gobierno. O al menos eso parecía cuando le detuvieron en el tumulto del barrio del Raval en compañía de una menor de nacionalidad china. No es gratuito recordar la vestimenta poco decorosa de la menor, hecho que puso en duda su participación en cualquier manifestación política. Lo peor llegó cuando el juez procedió a tomarle declaración. Se mostró absolutamente falto de cintura en pleitos y orataria y no tuvo más ocurrencia que presentar como argumento de defensa una tarjeta del bufete. La noticia corrió como la pólvora entre el estamento jurídico si bien finalmente pudimos demostrar que estaba inmerso en una pesquisa informativa entre la escoria del barrio presuntamente vinculada a la prostitución. O al menos eso parecía.

 

 

Queremos saber tu opinión