Motivos

Iñaki Martínez Romero · Zaragoza 

Conozco a Juan hace años. Trabajamos en el mismo departamento y nos dedicamos a lo mismo. Consultamos empresas y emitimos juicios sobre ellas. Con su mujer coincidí hace unos meses en Alcohólicos Anónimos. En este tipo de sociedades la confianza del prójimo se gana rápido y fácil. Hay que ser algo cínico dando consejos y poner cara de estar escuchando. Así, aquella mujer desperdiciada me contó de Juan lo que yo en cantidad de almuerzos y viajes de trabajo juntos, nunca podría haber imaginado. Para el planeta entero, lo ocurrido era cierto y para él solo una simple sospecha ¿Acaso la procesión la llevaba por dentro? Ahora era él el que estaba esperando un fallo, el de un juez. Juan no viene a la oficina. Ahora su ocupación es observar como tras las rejas, vuela libre todas las mañanas un pájaro conocido con el nombre de su difunta mujer, Paloma.

 

 

Queremos saber tu opinión