Cosas de Semana Santa

Marcos de Miguel · Madrid 

Cuénteme. Pues verá, soy nazareno, desfilo en la procesión, y el jodio pájaro me se cagó en la punta del capirote. Se dice se me, primero la semana y luego el mes. Eso no importa, el orden de los factores no altera el producto. Muy bien, ¿y? Quiero llevarle a juicio. ¿Al pájaro? No, al dueño. ¿Y quién es? Tengo la sospecha que mi hermano, el ser más estúpido del planeta, pero hay un problema: está muerto. No entiendo. Es muy sencillo, le gustaban las aves, un día se atragantó con un cacahuete, intenté salvarle golpeándole la espalda, pero él cree que le asesiné y ahora, desde el cielo, me hace la vida imposible. Oiga… Déjeme acabar, el fallo del juicio me trae al pairo, con verle humillado en el banquillo me conformo, ¿considera que hay caso? Dígame, usted bebe. A veces, ¿por qué lo dice? Por nada, simple curiosidad.

 

 

Queremos saber tu opinión