LA CLAVE

JESSICA HERRERA PALMA · VILAFRANCA DEL PENEDÉS (BARCELONA) 

¡No puede ser!, ¿Como demonios no recordaba la clave de acceso al sistema de gestión de expedientes?, Tenía que hacer memoria o en caso contrario no llegaría a tiempo a uno de los pleitos más insulsos que había visto y que tenía dentro de una hora, algo de una indemnización por culpa de un menú en mal estado que causó que varios de los comensales acabasen en un hospital. Llamada a la empresa distribuidora. Después de un largo rato de espera me atiende una alegre señorita, la cual me realiza un cuestionario interminable de preguntas de seguridad para comunicarme finalmente mi clave de acceso: comisión. ¡Ahora recuerdo el origen de la clave! Fue el día en que soñé en arrojar a una hoguera a mi banquero favorito, el Sr. Locke, debido a sus alegres comisiones. Mientras despertaba en la quietud de una habitación blanca pensé ¿Realmente lo soñé?

 

 

Queremos saber tu opinión