Quién sabe dónde

María Elena García Alejandre · Villajoyosa (Alicante) 

Mi abogado ha desaparecido. Dejó una breve nota explicando que no había sabido capear la crisis. Lo que un día fue vocación, se había convertido en oficio rutinario. Decía que no aguantaba más, que el negocio ya no era rentable. Se marchaba lejos, dejando mi caso a medias. Pedía que no lo buscasen. Alarmada, rehusé contratar un nuevo letrado. No iba a consentirle que me diese boleto tan fácilmente. Comencé así mi particular búsqueda. Hice todo lo inimaginable: fotos, anuncios, internet… Llegué incluso a cambiar de trabajo por uno de turno de noche, para buscarlo durante el día. Tras varios meses me llegó una pista fiable del norte. Preparé viaje y me puse en camino. En los límites de la Terra Cha, junto a unas bellas montañas, se escondía en Cirio, una pequeña aldea lucense. “Has dejado esto a medias”, le dije entregándole los papeles del divorcio.

 

 

Queremos saber tu opinión