Globos de Helio

Claudia Fernanda Zúñiga Trujillo · Madrid 

Cientos de globos de colores flotaban en el aire gracias al helio y al gran esfuerzo que el hombre del teclado había hecho por conseguirlos; sólo para ella. Llevaba años yendo a tocar en las fiestas de la vendimia de aquel pueblo y siempre regresaba para ver a la chica morena que repartía panfletos verdes. Su irremediable timidez le había impedido acercarse, pero esa vez estaba dispuesto a hablarle y confesarle su amor. Se acercó por su espalda y la tocó en el hombro. Nunca olvidaría la mirada de furia que ella le dirigió mientras le asestaba un puñetazo en plena nariz. Perdió el equilibrio cayendo cerca de uno de los panfletos ecologistas de denuncia contra los globos de helio que, al desinflarse, eran ingeridos por animales causándoles ahogamiento. Su único consuelo era verla de nuevo durante el litigio que emprendió contra ella. Esta vez llevaría bombones.

 

 

Queremos saber tu opinión