Imagen de perfilDe aquí a la fama

María Antonia Lucas Amate 

Ayer de camino al trabajo leí en la versión digital de diferentes periódicos el mismo titular en portada. El asesino de la baraja había sido detenido. De momento no se sabía gran cosa, sólo que había sido de madrugada y que la información estaba bajo secreto de sumario pero estaba segura de que mi despacho no iba a dejar escapar esa gran ocasión, mi jefe llevaba años a la caza de una gran historia que le catapultara a la fama y éste era el caso que tanto había estado esperando. Y sinceramente, yo también.
Cuando llegué todos estaban reunidos y mi jefe estaba empezando su gran discurso, ése que tantas veces había ensayado alabando sus virtudes como investigador más allá de su gran cualificación como abogado. Empezó a mirarnos uno a uno buscando un ayudante y crucé los dedos para que se fijara en mí.

 

 

Queremos saber tu opinión