Imagen de perfilABOGARTI

MERCHE BOVÉ BARBERÁ 

Al entrar en la sala de vistas presenté al compañero que me iba a sustituir en el juicio. Todos se quedaron bastante sorprendidos, pero la expresión del juez fue la que sufrió una mayor transformación. Estupefacto e incluso pálido preguntó quién era el desconocido. Le comenté que tenía amplios conocimientos de derecho, era muy hábil y rápido, además de enormemente eficiente. No le pareció suficiente, quería saber más. Cuando le expliqué que estaba dotado de inteligencia artificial no pareció entenderlo. Creo que se lo tomó a broma o como un desafío. Decidió suspender el juicio para estudiar minuciosamente si existía algún precepto en la ley procesal que permitiese a mi compañero asumir la defensa de aquel caso. A micrófono cerrado comentó que había visto muchas cosas raras a lo largo de su carrera, pero era la primera vez que veía a un robot con toga.

 

 

Queremos saber tu opinión