PRESUNTO ABOGADO

Fernando Ángel Lumbreras García · TOMARES - SEVILLA 

El otrora exitoso letrado yacía sobre el sofá, con la gabardina puesta, mientras amanecía en las calles de su pequeña ciudad. Había sido abandonado por todos, sumido en la más dolorosa ruina moral y económica. Tendría otra humillante resaca esa mañana y recordaría el número que montó de madrugada, pero también el día de su juramento y los años “triunfantes” de ejercicio de la profesión hasta su expulsión del Colegio de Abogados, años en los que optó por el dinero como principio fundamental. Trabajaba rozando la ilegalidad, sin escrúpulos, ni miramientos. Cobró notoriedad inmediatamente y a la par se ganó la enemistad de sus compañeros, que ejercían dignamente. Tras caer en desgracia se hacía llamar “Presunto Abogado”. Estafado, víctima de las mismas fullerías que él manejara, nadie acudió en su socorro. Con la soledad como única perspectiva de futuro, sabía que recogería solo aquello que había sembrado.

 

 

 

Queremos saber tu opinión