Imagen de perfilJUSTICIA SOCIAL

PILAR ALEJOS MARTINEZ 

Se siente orgulloso de su crecimiento personal hasta lograr ser abogado, pero jamás olvida su pasado. Aquel invierno, cuando sus padres perdieron el trabajo, su casa se quedó congelada y la nevera tan vacía como sus bolsillos. Le resultaba imposible dormir. El hambre le gritaba desde su estómago. Con la inocencia que da la niñez, soñaba que, al despertar, desaparecería aquella pesadilla y la vida se vestiría de nuevo de esperanza tras la puerta. Se equivocaba. Todas las mañanas se le inundaban los ojos de decepción hasta que un día su deseo se hizo realidad.
Por eso, en cuanto conoció la situación desesperada en que se encontraba aquel barrio marginal, supo que debía proteger a esas familias que llevaban meses viviendo en condiciones inhumanas.

Ha presentado un recurso contra el corte del suministro eléctrico. Mientras se resuelve, presta allí sus servicios como voluntario. Sabe que la Justicia no hace milagros.

 

 + 53

 

Queremos saber tu opinión

38 comentarios