Imagen de perfil12.343

Nicolás Montiel Puerta 

Alma tuvo que ocuparse sola de su hijo. Vivían en esa zona de la ciudad que queda a la izquierda de cualquier autovía, y que al pasar solemos mirar de reojo. Sin suministro eléctrico, sin alcantarillado, sin asfaltado, sin otra cosa que necesidad. Por no delinquir, pasó hambre, teniendo la mendicidad como único recurso para proteger a su hijo de los nubarrones en perpetuo crecimiento que oscurecían ese mundo olvidado tan alejado del centro.
Y en el centro, hace un mes, Manuel murió atropellado por un conductor borracho que fue puesto inmediatamente en libertad, ella cree que por ser hijo de quien es.
Le prometo que haré todo cuanto pueda, y al despedirnos reparo en la pulsera negra que luce en su mano derecha.
-¿Cuenta usted los pasos que anda cada día?
La mujer suspira antes de responder:
-Cuento los pasos que hay desde mi casa al cementerio: 12.343.

 

 + 39

 

Queremos saber tu opinión

44 comentarios