Imagen de perfilHOJA POR HOJA

Aman L. Lordén 

El ambiente de la Sala estaba enrarecido. La situación no parecía sostenible por mucho tiempo. El revuelo era mayúsculo, el juez intentaba poner orden y proteger los derechos de todas las partes. Se estaba juzgando a la Humanidad, acusada de una gran diversidad de crímenes contra el medio ambiente, la biosfera y cada ecosistema de nuestro Planeta. Los argumentos de los prestigiosos abogados no parecían suficientes para salvarla. La degradación de la calidad del aire era cada vez más evidente. Según avanzaba la vista los presentes fueron desplomándose como fichas de dominó. La Naturaleza había decidido tomarse la justicia por su mano. Cambiar el ciclo de la fotosíntesis en las plantas de interior tan sólo era el primer paso.

 

+53

 

Queremos saber tu opinión

16 comentarios