Cena. No desayuno

Juan Pedro Cardeillac Gulla · Montevideo (Uruguay) 

Tomaron champán mientras digerían qué comer. Sonrisas, miradas, charla de manual, pasta para el caballero y pescado para la señorita. ¡l sentía que ella era la persona que había estado buscando por largo tiempo. Ella sabía que era así. Abogado y asesina. ¡l sentía orgullo al ver lo que había alcanzado en su meteórica carrera. Ella, morbo al ver a sus víctimas retorcerse de dolor. Malversación, chantaje, jurisdicción y sentencia eran parte del vocabulario diario de uno de ellos. Miedo, súplica, sangre y muerte, llenaban el pensamiento de quien tenía enfrente. Pero no existe medicamento de amplio espectro que cure el enamoramiento, ni multa por no contar todo en la primera cita.

 

 

Queremos saber tu opinión