EL ABOGADO DE ACERO

MIGUEL ÁNGEL GARCÍA RODRÍGUEZ · VALLADOLID 

El abogado de acero, así me llamaban mis compañeros de bufete. Y es que aplico las leyes con sentido férreo e inquebrantable. El año pasado, los trabajadores de uno de los departamentos de mi empresa argumentaron una serie de abusos, y en consecuencia fueron a la huelga. Tras el despido procedente por no cumplir con su trabajo, el departamento llevó a cabo un recurso de suplicación ante el tribunal; exigían el reintegro de todo el personal despedido en un plazo razonable y una indemnización. Ante mis amplios conocimientos del caso, me ofrecí voluntario a la dirección de llevar la defensa del bufete. Y gané el litigio. A la postre, todos los miembros del departamento fuimos despedidos definitivamente y sin indemnización. Aplico la Ley sin titubeos; soy el ex abogado de acero.

 

 

 

Queremos saber tu opinión