Imagen de perfil¿UNA SENTENCIA EJEMPLAR?

Manuel de la Peña Garrido 

¿Una sentencia ejemplar, digna de las Escrituras, guía para jueces perplejos? ¿Un juicio verdadero, sin abogados? Aquello no pasó de rápido careo. Además, el juzgador no podía cortar por lo sano al margen de las partes, porque ambas mujeres no ejercitaban acciones divisorias, sino extravagantes demandas de maternidad. Y decretada la partición de la criatura, el fallo era irrevocable sin interponer el imprescindible recurso, por mucho que la presunta madre, actriz excelente, clamara que entregasen, entero, el niño a la contraparte.

Conozco bien al indultado del despedazamiento. No tuve una infancia feliz. Me crie con una auténtica madrastrona. Acumulé tanta rabia que, estudiando cual rabino, me hice letrado para reparar injusticias similares. También para exigir responsabilidades al rey-poeta, por condenarme a malvivir con ella, mi falsa madre, lejos de Jerusalén. Me desterró para que nadie descubriese nuestro parecido. Pero es una verdad como el Templo que Salomón es mi padre.

 

+57

 

Queremos saber tu opinión

17 comentarios