CON COSTAS

AMOR LAGO MENENDEZ · Valladolid 

Cerró el despacho y montó un chiringuito a la orillita del mar, lo más cerca que le permitió la ley de costas. Sustituyó legajos, autos, vencimientos, clientes y jueces por boquerones fritos, jarras frías de cerveza, comandas, turistas y alemanas macizas apasionadas del surf y el chorizo “torrado”. Ah! qué terrible error no haberlo hecho antes “Con la venia SSª, muy brevemente para solicitar la libre absolución de mi defendido … perdón, que le decía que el plato del día son chipirones en su tinta”. Oculta su identidad como abogado fracasado, disfruta sirviendo espetos de sardinas, que no espetando arengas y alegatos sin sentido tratando de conseguir una sentencia favorable “Y este guiri, qué me deja junto la factura … una cédula de citación para un arbitraje …” Comienza a apretarle el cuello inexistente de su bañador … “¡Vaya! parece que me acerqué demasiado a la orillita del mar …”

 

 

 

Queremos saber tu opinión