CLIENTES VARIOPINTOS

Maria de la Vega Vidal · Cartagena (Murcia) 

Era necesario someterlo a arbitraje, aquella controversia no se arreglaría nunca sin sentarnos todos alrededor de una mesa. El asunto no era complicado, algo sobre una cédula de habitabilidad, un chiringuito de paja o de madera, un viento extraño que hizo volar el tejado… eso me contaron deprisa y entrecortadamente por teléfono… Al día siguiente, al abrir la puerta del despacho advertí que el verdadero problema estribaba en la identidad de mis clientes… 3 cerditos con el cuello magullado responsabilizando a un tal Sr. Lobo.

 

 

 

Queremos saber tu opinión