A sorbos de oficio

Jose Manuel Castellá Almiñana · Gandia (Valencia) 

7,30.Café, leche, croissant y El País. Foto de portada, a toda página:“Fino arbitraje. Chiringuito financiero escamotea 1000 millones en cedulas subprime”. A un lado, los descamisados afectados, puestos para la ocasión con galas de las últimas rebajas. Dignos. Apretujados. Sin identidad. De otro, el camisa de seda italiana, corbata Gucci y traje Loewe azul marino. A su lado, Pepe, abogado de oficio, designado para su defensa por insolvencia sobrevenida. Me atraganta el bocado del croissant remojado, -pienso-: ¿Cómo le explico a mi abuela la presunción de inocencia? ¿Y el derecho de todos a la defensa? En su juventud otro cuello blanco nos levanto la herencia de la familia. Se que me repetirá: “Hay Pepito, Pepito, con tantos oficios que hay tenías que recoger ese”.”Lo se abuela, lo se”. Los malos tragos pasan a sorbos de café con leche. Viene de oficio

 

 

 

Queremos saber tu opinión