Si me jodo yo, que se joda el letrado

María Sonia Martín Barranco · Las Palmas de Gran Canaria 

Si es que no. No quería infringir el Código de Circulación —tan jodido después de la última reforma que vas a la jurisdicción penal por menos de ná. Paro el coche en el arcén. Saco el inhalador —que el asma me está matando con este catarro y no quiero pegarme la hostia en un golpe de tos—, aspiro. La black empieza a vibrar mientras por el retrovisor se acerca la bombilla coloreada de Tráfico. Escondo el teléfono. Documentación, seguro, carnet y su puta madre. Todo en orden…casi. —Qué brilla ¿Un móvil? —Pero no estoy hablando, será algún mensaje. —Tiene que ir apagado. Debo sancionarle. Firme. —Mierda ¿cuánto va a ser? —¿El premio? 3 puntos menos y 300€ ¡¿El premio?! ¡Me cago en la puta que te parió, civil de los cojones! —hala, que el cabrón de mi abogado se lo curre por unos cargos como dios manda.

 

 

Queremos saber tu opinión