Mensaje divino

Ana Luz Pérez García De Franz · Aschaffenburg (Alemania) 

Después de 20 años en ejercicio de mi profesión como abogado, me enfrento hoy con el caso más difícil: Un hombre es condenado a muerte, además de no permitírsele la presencia de sus familiares. Acudí a los más altos tribunales, utilizando como argumento en el discurso de mi defensa los principios de la jurisdicción universal y una vieja reforma que acepta como válidas, las declaraciones de amigos y familiares más cercanos. Ya han pasado 2 semanas, he amanecido con un fuerte catarro y en la oscuridad de mi habitación abro mis ojos…alguien está conmigo, sonríe y me entrega un mensaje de fe, esperanza, amor y perdón, finalmente dice:- Has vuelto a ganar el premio- y desaparece. En ese mismo instante entran mis padres, esposa e hijos…prenden el bombillo y con lágrimas en los ojos me dicen: – Has ganado el caso.

 

 

Queremos saber tu opinión