LUZ… PARA NO DORMIR

Estrella Mérida Macías · Sevilla 

Soy una bombilla. No se imaginan lo dura que es mi vida. Mi jurisdicción está totalmente limitada al hueco que queda libre por la parte baja de la lámpara de escritorio de un abogado con insomnio. Veo junto a él, de todo: malos tratos, evasiones de impuestos, robos, ataques a la propiedad privada y un sinfín de casos, que él incansablemente, repasa siempre de noche. Se puede decir que soy una bombilla con experiencia letrada. Ayer llego con un tremendo catarro y tras un estornudo, me premió con una minúscula gota de mucosidad; bajo mi luz, el excremento, se hacía más grande a su vista, oscureciendo parte de sus documentos. Mi pregunta: ¿Intentará hoy una reforma, aseándome? ¿Seguirá estornudando sobre mí, hasta que yo explote? Estoy asustada y parpadeo.

 

 

 

Queremos saber tu opinión