Fogosa juventud

José Antonio Delgado Jiménez · SAn Fernando (Cádiz) 

Le advertí a mi joven e impulsiva esposa que demandar al constructor que nos hizo la reforma de la casa por negarse a cambiar la ubicación de la bombilla del porche y otras cuantas minucias, me parecía algo excesivo y fuera de lugar, y que sería fácil encontrar una solución menos drástica para este asunto. Ella, con la osadía de su espléndida juventud y la arrogancia que le proporcionan sus escasos años de ejercicio de la abogacía, haciendo uso de sus armas de bella y apasionada mujer, tardó poco en desarmarme y hacerme comprender que poco podía hacer yo para disuadirle de que acudiera a la jurisdicción competente con aquél asunto. Hoy, que un inoportuno catarro me mantiene en cama, he leído con detenimiento la Sentencia del caso, que nos ha traído como premio una espléndida condena en costas, con cuyo importe habríamos podido volver a reformar toda nuestra casa.

 

 

Queremos saber tu opinión