Cuentos Modernos

Mar Soler Esplugues · Castellón de la Plana 

Había una vez, en una república bananera, una malvada abogada celosa del éxito de su hijastra, Blancaleyes, una prometedora estudiante de derecho. La madrastra, que era más mala que un catarro en agosto, decidió expulsarla de su jurisdicción, vamos, que la echó de casa. La pobre Blancaleyes no tuvo más remedio que acampar en una céntrica plaza de la capital junto con cientos de enanitos, perdón, jóvenes sin futuro, que pedían una reforma del país. Pero a nuestra chica se le encendió la bombilla, y con 7 compañeros de clase y revolución, se le ocurrió presentar una demanda por incumplimiento del deber de alimentos. Premio, aquello era una auténtica manzana envenenada, aunque esta vez no hicieron falta príncipes azules… Bastó con un juez. ¿Felices para siempre? Hasta que la emancipación las separe.

 

 

 

Queremos saber tu opinión