Imagen de perfilAmenaza

MARIA DOLORES RUBIO DE MEDINA 

Cuando te llamaron para prestar declaración, delante del micrófono, te volviste, lanzaste una mirada panorámica a la Sala de Vistas y repetiste, palabra por palabra, lo que habías escuchado que le habían dicho a ese abogado en la oscuridad del club de alterne “Eclipse”: «Si tu memoria no falla, preguntarás a todos los testigos de este gráfico si pueden identificar al asesino. Es una decisión que sólo tú puedes adoptar para continuar con vida»; pero, esa novela barata de detectives que has inventado no cuadra. Resulta que tú eres el abogado ¿recuerdas?

 

+20

 

Queremos saber tu opinión

2 comentarios