Mi abogado

Mar González Mena 

No hago nada si no es en presencia de mi abogado. Todo comenzó por un gazpacho en mal estado que nos obligó a recibir asistencia médica. ¡l llevó la querella contra los dueños del restaurante. La sinrazón del corazón y varios juicios nos han mantenido unidos desde entonces. Los tres siniestros con el coche, la agresión de la vecina del quinto e incluso demandó al tendero de la esquina por venderme unos yogures caducados. Pero esta vez no puede ayudarme. Necesito otro abogado que me lleve el divorcio. No creo que él fuera ecuánime en este caso.

 

 

Queremos saber tu opinión