Derecho de Familia

Javier de Pedro Peinado · La Alberca (Murcia) 

Silvia y yo somos abogados. Nuestro primogénito, remiso a abandonar el nido, también lo es. Discutimos como cualquier familia, pero nosotros lo hacemos civilizadamente. Las mejores disputas las genera la comida: yo suelo recusar el gazpacho porque me produce acidez y mi hijo a cambio impone el helado de yogur como postre. Su madre disfruta de un fuero especial derivado de su condición de vegana y aunque carece de poder de veto, aporta siempre sus conclusiones de manera impecablemente profesional. Nadie se enfada. Cada uno expone sus argumentos y aporta pruebas mientras la comida se enfría. Siendo tres, nunca hay empate en las decisiones y dado que todos acatamos el sistema que nos hemos dado, nadie denuncia arbitrariedad o sinrazón en lo acordado. Pronto volverá nuestra hija, una joven serena y ecuánime a quien mantiene alejada del hogar su asistencia a la escuela judicial. Una jueza en casa. Promete.

 

 

Queremos saber tu opinión