Tod

Mercedes Maya Lax · Barcelona 

Fue un regalo de boda muy original, sin duda. Debido a su alergia, mi hermana “tuvo” que dejarlo a mi cargo. Al principio, un poco recelosa, pensé que me supondría una carga, pues trabajando y estudiando no tenía ni un minuto libre. Sin embargo él, pacientemente, me hizo compañía durante mis largas tardes de estudio; desde el primer año de carrera hasta el día en que lancé con orgullo mi birrete al aire. Recostado a mi lado, me miraba con detención mientras yo estudiaba. Creo que si hubiese podido hablar recitaría mejor los temas de civil o procesal que yo. O quizás, me soltaría alguna palabrota regañándome por no dejarle dormir mientras yo canturreaba en alto las materias de examen. Quién sabe! Yo sólo escuchaba su ronroneo, que se convirtió en la banda sonora de estudio más extravagante.

 

 

Queremos saber tu opinión