La fraternidad

Gonzalo Casas Carrasco · Castellón 

Tengo un secreto. Soy médium y puedo comunicarme con los espíritus de Francisco de Vitoria, Francisco Silvela o Florencio García Goyena, entre otros. Son mis amigos y mi orgullo. Estuvieron incluso en mi boda, cada uno con su toga y su birrete. Si mantengo la concentración lo suficiente, ellos me dan su apoyo. No siempre es fácil, ni oportuno, y por eso muchos me han llamado engendro, tarado y otras palabrotas peores. Cuando en enero un alto cargo político sufrió una detención en circunstancias escabrosas, la noticia inundó los periódicos y muchos se extrañaron de que me hubieran elegido a mí, un don nadie y un bicho raro. Mañana tengo la vista. -“Está complicado, Antonio, pero creo que hay posibilidades” -“ Estoy seguro de que saldrá bien” -“¿Por qué estás tan seguro? -“Te confesaré un secreto. Veo los espíritus que te acompañan y me dan confianza. Por eso te elegí.”

 

 

Queremos saber tu opinión