Enhiesto orgullo

Juan Rodríguez-Ovejero Sánchez-Arévalo · Oviedo 

Rota por la palabrota de un fantoche, mi marido, licenciado de familia y otorgado en testamento. Tuvo suerte en cristianía, velado ya el velorio, de evitar la detención. Odio enteras tus conquistas de Don Juan cautivador, pues cataste tú a mi hija con talante traicionero, y pretendes boda fácil con dinero y pundonor. No me importa un diccionario, ni un birrete de Alma Mater. Arden sueños que frustraste con tu orgullo despiadado. Yo te mato. Yo te mato. Yo te mato.

 

 

Queremos saber tu opinión