Cosas que pasan

Celeste Soledad Silva · Corrientes (Argentina) 

No era un día como tantos, sino mas bien uno de esos que quedan grabados en la memoria como un sello imborrable; era la boda de su mejor amigo, nada más, nada menos… sentimientos encontrados en el alma disputándose un liderazgo inútil. Vistió su traje y mirándose al espejo lanzó una palabrota a esa imagen furtiva; luego pensó: “hermano mío, ¡tanta vida compartida!¡cuantas aventuras vividas!. Cerrando la puerta del armario divisó su birrete olvidado, y recordó el día en que armaron un revuelo en la facultad por el reclamo de becas estudiantiles, razón por la que terminaron juntos en la comisaría primera con un día de detención. Volviendo en sí tomó las llaves de su coche, se quitó el orgullo en un trago de whisky, y salió dispuesto a celebrar el día en que la mujer de su vida se convertía en la esposa de su mejor amigo.-

 

 

Queremos saber tu opinión